Una nueva semilla que germina

Fotos: Ramón Pacheco Salazar

Como parte de las actuales transformaciones educacionales, desde el pasado curso funciona en el otrora edificio del Instituto de Segunda Enseñanza, de la ciudad yumurina, el

Preuniversitario de Ciencias Pedagógicas (IPVCP) José Luis Dubrocq.

El pre pedagógico, que anteriormente radicaba en un área distante del Consejo Popular de Ceiba Mocha, solo ocupaba en esos momentos la última planta de la añeja construcción, en tanto, a los estudiantes de la Secundaria Básica pertenecían las restantes.

Una nueva decisión adoptada a partir del presente período lectivo permitió que el local fuera compartido ahora por los futuros maestros y los alumnos del Instituto Preuniversitario Urbano (IPU) de igual nombre. Que la instalación en su totalidad se retomara para la Enseñanza Media Superior fue una noticia recibida con beneplácito por la comunidad.

EL IPVCP

Con una matrícula de 141 alumnos, el IPVCP externo José Luis Dubrocq acoge también a 65 jóvenes de Limonar y Varadero, a quienes se les garantiza

Pablo Trujillo Araña, director del centro

almuerzo.

Pablo Trujillo Araña, director del centro, explica que allí se forman como bachilleres, solo que al plan de estudio correspondiente a cualquier IPU, se adiciona la asignatura llamada Teoría y Práctica de la Educación. Además, el horario docente comprende cursos optativos con perfiles pedagógico y psicológico.

“Por otra parte, ellos no asisten a la Escuela al Campo, su actividad laboral la desempeñan en los planteles de las distintas enseñanzas. Dos semanas de prácticas concentradas —una en cada semestre—, persiguen la orientación vocacional para la selección posterior de alguna de las especialidades ofertadas en la Universidad de Ciencias Pedagógicas (UCP) Juan Marinello Vidaurreta donde continuarán estudios.

“En la elección correcta contribuye la actividad Puertas Abiertas, mediante la cual las diferentes disciplinas se acercan al centro y, entre otras acciones, imparten conferencias y realizan intercambios con los alumnos. Ya en onceno grado deben definir la diversidad de los estudios a optar en la UCP.

“Al concluir el nivel pueden inclinarse por especialidades como Preescolar, Primaria, Especial, Logopedia, Profesor General Integral de Secundaria, tres áreas del conocimiento de preuniversitario (Ciencias Exactas, Naturales y Humanidades), Lenguas Extranjeras y Psicopedagogía.”

De la convivencia de ambos institutos en un mismo local habla la secretaria docente María Elena de los Ríos Blanco. “Aunque cada uno funciona según su régimen establecido, el estar en el mismo lugar nos posibilita efectuar encuentros de conocimientos, deportivos y actividades político-culturales. Hoy mismo todos asistirán a una tribuna antiimperialista que desarrollaremos en horas de la tarde.

El claustro lo conforman 24 docentes con vasta experiencia y siete no docentes. Se incluyen una bibliotecaria escolar y tres instructores de arte. Los resultados avalan el aprendizaje adquirido por los alumnos.

CAMBIOS A LA VISTA

Las hermanas Yakira y Anabel jamás abandonaron la idea que desde muy pequeña siempre les acompañó: ser maestras.

Yakira Beatriz Pérez Betancourt concluyó el noveno grado con 99,6 puntos de índice académico y si bien en su grupo estudiantil existía desmotivación hacia las carreras pedagógicas, ella —aun con posibilidades de optar por otra especialidad— jamás pensó abandonar la idea que desde muy pequeña siempre le acompañó: ser maestra.

Ahora cursa el décimo grado en el IPVCP y sonríe mientras revela que su hermana Anabel —quien también terminó la secundaria con más de 99 puntos—, se supera ahí mismo, pero en grado doce. “De mi mamá, la doctora en Ciencias Pedagógicas Mirtha Betancourt Rodríguez aprendimos a querer y respetar esta profesión”, acuña, mientras advierte que dentro de poco habrá tres maestras en la casa.

La actitud de estas dos muchachas es digna de elogiar, mas la situación en cuanto a la captación de estudiantes para ser educadores ya comenzó a cambiar. Eran 66 los previstos a matricular en dicho centro en septiembre y lo hicieron 89, en tanto, para la próxima etapa se prevé supere los 90.

Ello es el resultado del trabajo de orientación y captación que allí se efectúa. Además de los profesores ir a las secundarias, abren sus puertas para que los adolescentes vean con sus propios ojos cómo funciona la instalación.

Una nueva semilla germinó desde el pasado curso en la capital matancera. Sin dudas, motivo de orgullo en esta jornada dedicada a los educadores. Corresponde a todos ayudarla a robustecer, pues los frutos que logremos cosechar se verán multiplicados en las aulas del territorio.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: