Vivir del sudor ajeno

20111116224322-calle-del-medio-matanzas¡Tantos vagos en la calle con la falta que hacen brazos en la agricultura! Muchas veces he escuchado expresiones similares a  personas que abogan porque aparezca una medida o ley que los ponga a todos a hacer algo útil para la nación.

Y es que, aun cuando a las ofertas de trabajo existentes se añadieron ahora las nuevas formas de relación laboral no estatal, todavía abundan los individuos que quieren seguir viviendo a costa de los demás.

Realmente el tema tiene múltiples aristas y resulta imposible abordarlas todas en este comentario, pero salta a la vista en primera instancia, el rechazo de la sociedad a quienes no aportan nada en el orden colectivo. A esos que, por lo general, hasta pueden darse lujos inaccesibles al bolsillo de un trabajador común.

Varias razones aluden aquellos para sumarse al ‘banquillo de los desempleados’, entre ellas, que las opciones no les ‘cuadran’, no estudiaron para eso, reciben remesas del exterior…Y aunque casi siempre ponen como pretexto al salario, lo cierto es que se acostumbraron: unos a trabajar solo cuando el lugar donde lo hacían les reportaba ‘ganancias extras’; otros a obtener dinero fácil al punto de desechar cualquier oferta estatal por muy bien remunerados que fueran.

Mas, la preocupación de los que sí contribuyen al bienestar social continúa, ¿hasta cuándo seguiremos permitiendo que disfruten del patrimonio creado por los obreros? ¿Será que acaso no comprenden que más allá de beneficios personales, el país precisa del concurso de todos para desarrollarse? ¿De dónde saldrán si no, los recursos para mantener hospitales, escuelas, hogares de ancianos…?

Urge, entonces, darle al trabajo el valor que merece. Entendemos que eso no se logrará de la noche a la mañana, pues influyen disímiles factores. Tendrá que ser de manera paulatina hasta que llegue a convertirse en la única opción para lograr satisfacer las necesidades.

No podemos permitir que la vagancia siga proliferando porque sabemos los males que acarrea. Nuestro Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz lo alertó desde los inicios mismos de nuestro proceso revolucionario:

“Muchas son las cosas en que debemos pensar seriamente, responsablemente. Muchos son los males todavía contra los que tenemos que luchar, los defectos, los vicios, para merecer un futuro mejor, el cual solo se puede ganar con sudor y con sacrificio. No lo ganaremos durmiendo a la sombra, no lo ganaremos como vagos o como perezosos…

“Los vagos no progresan. Los vagos no nos ayudarán jamás a liberarnos de las necesidades, ni de las miserias…”

También tiempo atrás lo había hecho el bayamés José Antonio Saco, al advertir que la vagancia infecta, contagia, ensucia y pervierte… Y el Apóstol cuando dijo “Cada cual viva de su sudor, o no viva”.

Esa inclinación por querer depender de lo que otros producen  debe ser transformada si pretendemos perfeccionar y hacer más justo y eficiente el proyecto cubano de verdadera Revolución, cuya esencia es eminentemente humanista.

En una coyuntura donde se entremezclan las limitaciones del bloqueo, los desequilibrios financieros internos, la crisis económica mundial y el resquebrajamiento de valores no se puede pretender recibir más si no se trabaja más. Los productos no nos caerán del cielo. ¿Dejaremos, entonces, que sigan conviviendo con nosotros seres humanos con los que nunca se puede contar?

2 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. William
    Abr 03, 2013 @ 09:44:23

    Muy bien por quien público esto tenemos un país bello hermoso lleno de riquezas naturales un país donde se siembra cualquier semilla como lo dijo Martí y sin embargo muchos huimos de el y los demás que quedan se la echan sentados en las esquinas con tantas calles malas que pueden hacer brigadas y arreglarlas por supuesto con aluda del gobierno por ue nada se hace sin el Apolo del gobierno
    Exhorto a todo mi pueblo a trabajar por una Cuba más limpia productiva y que sean cuidadas y recuperadas todas nuestras tradiciones que se eduquen los niños bajo la fe de dios para que sean mejores niños los hombres del mañana es lo que deseó y quiero para mi tierra hermosa
    Qe lo mismo que trabajamos fuera de nuestros países esforzarnos porque hay nos den la oportunidad de luchar para que sea mejor nuestra Cuba de todos los que estamos fuera y los de adentro que al final todos somos cubanos mis saludos

    Responder

  2. cubaquelindaeres
    Abr 03, 2013 @ 18:04:36

    Reblogged this on Cuba, ¡cómo te quiero! and commented:
    Es cierto, mientras unos pierden la piel trabajando, otros prefieren que siga el entierro, como dice un viejo refrán.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: