Una inyección de optimismo

278477_984351753_sonrisagirasol_H154105_LAunque muy joven, siempre anda huraño. Protesta por todo. Busca defectos en quienes le rodean, en las decisiones adoptadas por otros, el lugar y la ciudad donde vive… En fin, para él nada está bien y los problemas carecen de soluciones.

Tampoco su cosecha personal la asume con satisfacción. Se considera un fracasado, un desastre. Alain solo alcanza a ver el mundo de color gris, no con matices. De ahí que sus ánimos permanezcan por el piso. ¡Qué visión más pesimista! Pensaría cualquiera. Y con toda la razón.

La vida está llena de altas y bajas, de momentos felices y algunos tristes, pero eso de querer percibir únicamente el lado oscuro de ella le arrebata a cualquiera la esperanza. Pensar que todo va a salir mal, que el futuro depara frustraciones, sugiere revisar nuestras barreras mentales.

Muchos especialistas asocian al pesimismo con la inseguridad o timidez de ciertos individuos. Asimismo, aseveran que cuando se manifiesta de manera sostenida puede ser síntoma de depresión. En sus mentes aparecen una y otra vez expresiones y calificativos negativos recibidos durante la niñez.

Según los psicólogos, a estos sujetos les cuesta establecer relaciones afectivas por temor a ser  rechazados, o en la escuela o centro laboral no se desarrollan a plena capacidad por miedo a irles mal.

Disímiles trastornos de autoestima se esconden tras ellos. Por eso resulta preciso atender cada avance, cada éxito y reconocerlo uno mismo. Muy bueno sería acatar con plenitud y regocijo el logro de una meta asumida de forma desacertada en el primer momento.

Esperar que el mundo cambie o la situación mejore figura entre las reacciones típicas de quienes así se comportan. De ahí que al afrontar circunstancias difíciles sirva la interrogante: ¿Qué hacer en pos de transformar el panorama?

Para la revisión antes propuesta vale hacer un repaso mental de los temores que nos asaltan y determinar si obedecen a un sustento real o simplemente a obras de la imaginación. Tener en cuenta también que los logros son progresivos y fruto del esfuerzo individual.

Todos, sin excepción, podemos transitar por etapas de angustia. Pero si estas se prolongan y nos impiden disfrutar de actividades placenteras, entonces pues, inyectémonos optimismo.

Cualquier momento puede ser ideal para comenzar. Aquí te van algunos consejos que quizás te ayuden a ver la vida tal y como es: llena de colores y momentos felices.

• Esfuérzate que la jornada es larga…

• Espera que todo tiene su momento…

• Contrólate que conseguirás vencer…

• Sigue, sigue…Ya llegarás.

• No dudes lo lograrás…

• La única persona que no se equivoca es la que nunca hace nada.

• El comportamiento es un espejo en el que cada uno muestra su imagen.

• El optimismo es el motor que nos impulsa hacia el triunfo.

• Se da marcha atrás solo para enmendar el rumbo, no para escapar.

• El optimista puede equivocarse pero sabe rectificar.

• No te detengas en lo que has hecho, piensa en lo que todavía puedes hacer.

• Solamente se fracasa cuando no se quiere salir del fracaso.

• Quien te vea animado comienza ese día a perder el temor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: