#Cuba: El lado oscuro de la burocracia

1301437118-burocraciaAunque el diccionario de la Real Academia Española (RAE) recoge varias acepciones del término burocracia —surgido de la combinación del francés bureau, que significa buró, y del griego cracia referido al gobierno, poder— los cubanos lo identificamos sobre todo con ese inmenso obstáculo que a menudo aparece en nuestra cotidianidad a la hora de resolver los problemas.

Y es que el burocratismo, reconocido como el modo de actuar de quienes ejercen tal práctica de manera inadecuada, resulta muy dañino. Este deriva de la incapacidad, ineficiencia, pereza y hasta oportunismo o extremismo de ciertos individuos que se convierten en una especie de muralla infranqueable cuando de dar solución a las dificultades se trata, poniendo, incluso, en peligro el desarrollo de la nación.

¿Quién no ha topado alguna vez con especímenes de esta índole? La respuesta con certeza es positiva y es que, casi como una plaga, aparecen en cualquier lugar: una empresa, banco, entidad de salud o educación, en la farmacia, un centro de prestación de servicios…

Así, por citar ejemplo, un conocido me relató hace días que el certificado entregado en un hospital de La Habana, donde fuera intervenido quirúrgicamente, no le sirvió para adquirir aquí los medicamentos pese a que el galeno que lo emitió le explicó que, dado el alcance nacional de la institución, no tendría problemas.

Cuál no fue su sorpresa y, por demás, descontento, cuando al intentar comprarlos le trasmitieron que el documento no poseía validez si no asistía a una consulta del territorio, trámite que hubo de cumplir para poder obtenerlos luego de hacer los respectivos papeles.

Y precisamente en ello consiste el modus operandi de ese enemigo llamado burocratismo. No busca más que entorpecer las gestiones, hacerlas lentas y engorrosas; en fin, complicar en extremo la vida de las personas, y al mismo tiempo, frenar el buen desenvolvimiento de toda la sociedad.

A lo que pudiera hacerse en un día se le dedican dos, tres y hasta una semana. Y si precisa de este último lapso entonces esperaremos un mes, ‘en el mejor de los casos’, dirían muchos de los lectores, pues, justamente de ellos llegan con frecuencia a nuestra redacción quejas acerca del actuar burocrático de funcionarios en diversas instituciones.

Desde los primeros años de la Revolución, el Comandante en Jefe Fidel Castro y el Che se preocuparon porque no afloraran los males generados de tal proceder por los daños que ocasionaría al pueblo, a la eficiencia del sistema y a la credibilidad misma de un proyecto social donde ese comportamiento no tiene cabida. Ya antes lo había alertado nuestro Apóstol al advertir que deberíamos tenerlo por peligroso y azote. De ahí que no deberíamos admitir que entrase a nuestra república nueva la “peste de los burócratas”.

No se trata de ir en contra de las reglas establecidas, ni de negar la existencia de niveles de autoridad que garanticen la toma de decisiones oportunas y certeras, y por consiguiente, de la disciplina. Si ese mecanismo funcionara bien, con seguridad el vocablo no fuera conocido del modo más peyorativo.

Solo que el peloteo, el papeleo, la espera de disposiciones que vienen de arriba o de la voz autorizada, el divorcio entre los dirigentes y los obreros, y el egoísmo, entre otros males, no guardan ninguna relación con la primera de las acepciones ofrecidas por la RAE: Organización regulada por normas que establecen un orden racional para distribuir y gestionar los asuntos que le son propios.

Entonces, si al fin y al cabo, quien hace nociva a la burocracia es el burocratismo como influencia excesiva de esta, luchemos, pues, por erradicar todas las manifestaciones de los rasgos negativos que se derivan de su mal empleo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: