Cirugía ortognática: No salva, pero Sí cambia la vida

sonrisa-gingivalAunque llevaba alrededor de cuatro años atendiéndose por Ortodoncia, Maivelis Díaz Betancourt sabía que su problema no se solventaría —al menos como ella deseaba—, solo con el uso de aparatos dentales. Así, que ante las sugerencias de los médicos decidió someterse a una cirugía ortognática.

El proceso previo a la intervención quirúrgica inició en el 2009, con el diagnóstico y evaluación detallada de los aspectos faciales que habría de tener en cuenta el equipo médico. Mucha paciencia y ganas de lograr la meta anhelada acompañaron a esta joven durante un largo tratamiento, dirigido a transformar la sonrisa gingival que padecía.

Si bien reconoce que, sobre todo, el proceso de recuperación resulta bastante molesto y traumático, agradece sobremanera la oportunidad que tuvo de acceder a esta operación y de haber sido atendida por profesionales altamente calificados; de ahí los resultados de la misma. Todo ello la hace sentirse ciento por ciento satisfecha.

LA OPERACIÓN QUIRÚGICA

La ortognática (orto-corrección y gnatia- maxilar) es un término poco familiar para la mayoría de las personas. Según explica la MSc. doctora Maribel Sardiña Valdés, especialista de segundo grado en Ortodoncia, “es la parte de la cirugía maxilofacial encargada del estudio y tratamiento de las desarmonías dentobucomaxilofaciales, que son las deformidades del sistema estomatognático que exhiben maloclusión dental y mala relación de sus maxilares”.

Dichos trastornos, aclara, “están asociados a disturbios psíquicos por la afectación estética que ocasionan, además de provocar una incapacidad funcional que incluye dificultad en el lenguaje, masticación impropia y nutrición inadecuada.

“Para su tratamiento requiere de un trabajo multidisciplinario integrado por el cirujano maxilofacial, ortodoncista, protesista, técnico de prótesis, periodontólogo, estomatólogo general integral y psicólogo”.

Esta intervención se practica bajo anestesia general. El primero de los especialistas antes mencionados actúa sobre el maxilar o la mandíbula a través de incisiones realizadas dentro de la boca, por lo que no quedan después cicatrices visibles.

Una vez colocados los segmentos óseos en una relación armónica se fijan mediante placas y tornillos de titanio, consiguiendo una mejor posición de los mismos que mejora el aspecto de la cara y la oclusión dentaria.

Según fuentes consultadas en internet, entre un ocho y un 12 por ciento de la población mundial posee algún tipo de desequilibrio vinculado con los dientes y el rostro, es decir, padecen tales desarmonías.

En particular, la sonrisa gingival que aquejaba a Maivelis dice presentarse con mucha frecuencia: al menos uno de cada 10 individuos la sufre y, dependiendo de su gravedad, los procedimientos pueden ser muy diferentes. Consiste en una condición física congénita o fisiológica que obliga al paciente a mostrar en exceso la encía cuando sonríe, dándole un aspecto un poco desagradable.

Esta afectación de la imagen repercute, asimismo, en su vida y autoestima, pues, por lo general, luchan contra el reflejo natural que es la risa, por miedo a exponer su trastorno bucal. De ahí que la cirugía ortognática, devenga oportunidad apreciable en el afán de mejorar los inconvenientes funcionales y estéticos, y al mismo tiempo recuperar la sonrisa y la confianza en sí mismo.

LOS RESULTADOS

Desde el año 2000, fecha en que comenzara a ejecutarse este tipo de intervención quirúrgica en el Hospital Docente Clínico- Quirúrgico Comandante Faustino Pérez, de la capital provincial, se han atendido más de 200 personas con esas afecciones.

Los resultados tras el proceder ortodóncico, quirúrgico y protésico sobre los pacientes, al decir de la especialista, han sido favorables, criterio que confirma la doctora Vivian de la Caridad Sánchez, madre de Alejandro Miguel Hernández, de 23 años, quien también fuera sujeto a esta operación.

“Además de resolver su problema funcional, desde el punto de vista psicológico a mi hijo le cambió la vida, le elevó la autoestima y la confianza en él mismo. Antes era muy tímido y retraído.

“Si realmente esta cirugía no te salva, porque no es una cuestión de vida o muerte, sí te cambia por completo la existencia, por lo tanto, es muy importante. Aun cuando todos debemos aceptarnos como somos, a veces hay seres que necesitan ayuda y, entonces, ¿por qué negársela?

Quienes como Maivelis y Alejandro Miguel cuentan ya con un ‘antes’ y un ‘después’, no hallan el modo de agradecer a ese equipo médico con tanta calidad humana y competitividad que los acompañó en todo momento. Ellos ahora han vuelto a sonreír y sienten en su rostro esa armonía que antes anhelaban. La cirugía ortognática se convierte, entonces, en la solución a muchos casos como los suyos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: