Envejecimiento poblacional en #Matanzas: Un hecho tangible

Unión de Reyes es el tercer municipio más avejentado de la Isla.

Unión de Reyes es el tercer municipio más avejentado de la Isla.

Matanzas ocupa la quinta posición entre las provincias más envejecidas, con un 18.5 por ciento de su población por encima de los 60 años. Si en el 2030 esta cifra alcanzará el 30.8 %, ¿estaremos preparados para asumir tal desafío? 

Quien visite la casa de abuelos, ubicada en el poblado de Juan Gualberto Gómez, en Unión de Reyes, saldrá convencido de que la juventud no es un estado cronológico, sino una actitud ante la vida. Allí, una veintena de adultos mayores demuestran cada día que la jovialidad no es solo cuestión del cuerpo.

En ese mismo terruño, pero en la cabecera municipal, Leyda Ramos Vera, de 78 años; y su esposo José Fernández Feairn, de 82, hacen gala de sus energías mientras practican ejercicios físicos en el portal de una casa donde varios abuelos se reúnen. A través de esta actividad, ella ha logrado solventar un poco sus problemas con la artritis reumatoide, y él los achaques con las piernas.

A sus 79 años, Mario Troadio Hernández Quiñones, se siente útil a la sociedad laborando como cochero en la granja avícola La Piloto. “No me duelen ni los callos”, dice. Otro veterano: Oscar Fuentes, con 77 abriles a cuestas, aunque ya se jubiló no ha dejado de trabajar y ahora es barbero por cuenta propia.

Una realidad más o menos parecida muestra la mayor parte de las personas de la tercera edad en Unión de Reyes, un territorio donde este grupo etario constituye el 23.6% de los habitantes, dígito muy superior a la media provincial, e incluso, a la del país que exhibe 18.6. De ahí que sea el tercer municipio más avejentado de la Isla.

HURGANDO POR DENTRO

Aunque son varias las acciones que ejecutan allá, fundamentalmente, Salud, el Inder y Cultura, para hacerles la vida más placentera, no todo es color de rosa. Escuchar los reclamos de quienes más sienten el peso de sus canas da la idea de cuánto falta por hacer ante ese enorme desafío que trae consigo el envejecimiento poblacional.

Por ejemplo, aun cuando está prevista su apertura, en la cabecera municipal no cuentan con una casa de abuelos; solo existen en Juan Gualberto Gómez, Cabezas y Alacranes, y en la primera de estas faltan sillones, es un espacio reducido y presenta filtraciones en los techos.

Los círculos de abuelos no disponen de un local para realizar ejercicios y llama la atención que el territorio no disponga de geriatras, por lo que asumen sus funciones fisiatras rehabilitadores y tres equipos multidisciplinarios de atención gerontológica, conformados por un médico especialista, una licenciada en enfermería, un trabajador social y un psicólogo. Conocidos por sus siglas, los EMAG desempeñan un papel trascendental, sobre todo, en los servicios que brindan a los adultos mayores frágiles o en estado de necesidad.

Para la adquisición de bastones, andadores o muletas, los unionenses precisan trasladarse hasta el taller de ortoprótesis, radicado en El Naranjal, en la ciudad yumurina. Si bien los enfermos reciben ayuda técnica, como sillas de ruedas, camas fobles y culeros desechables, esta resulta insuficiente.

Que de los poco más de 33 mil 900 moradores de Unión de Reyes, 9 mil 39 superen los 60 años y solo 5 mil 263 tengan entre 0 y 14, indica que no estamos ante un asunto que se vislumbra como perspectiva sino de un hecho tangible, cuyos matices serán aún más drásticos a medida que avancen los almanaques.

Tales cifras obedecen a la baja natalidad, la alta esperanza de vida y la emigración, sobre todo interna, pues al tratarse de un territorio con carentes fuentes de empleo, los jóvenes se establecen en aquellos lugares donde encuentran un puesto laboral. Eso genera otro inconveniente: muchos de los ancianos tienen a sus hijos lejos del hogar y, por lo tanto, se sienten algo desprotegidos.

Gilda María García Gómez, trabajadora social de vasta experiencia, explica que el 75% de esas personas de la tercera edad se halla activo y que el problema mayor sobreviene cuando aparece alguna discapacidad. “Para poder incorporarse a una casa de abuelos necesitan como requerimiento estar aptos para realizar las actividades de la vida diaria no instrumentada, como comer solo, bañarse…

“Si bien la familia debe ser el primer ente protector de sus ancianos, cuando les resulta imposible asumirlos surge el dilema, pues, no todas tienen solvencia económica como para pagar a un cuidador.”

Sin dudas, queda largo trecho por recorrer para cumplir el lineamiento 144 de la Política Económica y Social emanada del VI Congreso del Partido, que establece “brindar particular atención al estudio e implementación de estrategias en todos los sectores de la sociedad para enfrentar los elevados niveles de envejecimiento de la población”.

PUNTO DE PARTIDA

Conscientes del rol que les corresponde, en Salud se dan los primeros pasos.

Matanzas

Matanzas

Así lo confirma la doctora Amparo Costa Méndez, jefa del Departamento Provincial del Adulto Mayor, quien alude a algunas de las acciones encaminadas a una mejor organización de los recursos materiales y humanos, fundamentalmente en la atención primaria.

“Es este el principal escenario para la promoción, prevención, rehabilitación y cuidados a largo plazo. Está establecido que el médico de la familia realice el examen periódico al 100% de los adultos mayores de su área al menos una vez al año, así como el abordaje integral de sus problemas físicos.”

Según la especialista se trabaja porque la cantidad de círculos de abuelos estén en correspondencia con el envejecimiento local, y por lograr mayor participación en actividades conjuntas con el Inder y Cultura. “En aras de garantizar una mejor calidad de vida se continuará dando cobertura de vacunación contra la influenza a la población de riesgo y pacientes institucionalizados”.

Incrementar el financiamiento destinado a la compra de productos de apoyo, accionar las capacidades desactivadas en los hogares de ancianos y mejorar el estado constructivo de dichas instalaciones también figura entre las proyecciones.

Por supuesto, no puede pasar por alto, la capacitación a los profesionales, técnicos y personal vinculado a la atención de ese grupo etario, e incluso a los cuidadores formales y no formales.

Si bien, el envejecimiento ha impuesto un nuevo reto para el sistema de Salud, lo ha hecho también para la sociedad en su conjunto, pues, además, de demandar una labor multidisciplinaria e intersectorial, requiere de todos esas reservas de afecto, comprensión y ternura que tenemos y ellos tanto necesitan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: