¿Y si fuera #Cuba quien preparara a jóvenes norteamericanos para subvertir el orden en ese país?

 El titular de El Nuevo Herald alude hoy a 15 jóvenes cubanos, desde raperos a disidentes, que comenzarán clases en el Miami Dade College. Refieren como pretexto la imposibilidad de los mismos de acceder a las universidades cubanas por su posición política. Pero, ni el más tonto de los tontos se cree ese cuento, porque de hecho, ya algunos de ellos se formaron en algún centro de Educación Superior de la Isla.

Sabido es que el gobierno de Estados Unidos destina cuantiosas sumas para subvertir el orden en Cuba y que más que  inglés, computación, negocios y estudios sociales, ellos lo que recibirán serán las herramientas para este tipo de acciones. El mismo diario reconoce que “se espera que los 15 estudiantes regresen a su país luego de terminado el programa, para enseñar lo que aprendieron en Miami”.

Los nombres también lo dicen todo. No son jóvenes de buena conducta social, ni nada por el estilo, incluso, cuatro de ellos son hijos de disidentes mercenarios, que por unos cuantos pesos venden hasta a la madre que los parió. Habría que ver cuántos de ellos tienen materia gris suficiente para asimilar los conocimientos que de verdad se imparten en una universidad, porque, por ejemplo, si la hija de Berta Soler heredó la “inteligencia” de la madre, no le alcanzarán las neuronas ni para aprender a decir Good morning.

¿Es casual que se incluyan en la lista nombres como el de Saily Navarro y Laritza Divesent? Claro, que no. ¿Imaginan qué pasaría si fuera Cuba quien preparara a jóvenes norteamericanos para subvertir el orden en ese país­? Si de hecho, niegan la posibilidad de cualquier intercambio científico entre ambas naciones, ¿a qué le temen?

Por otra parte, el programa de becas es financiado por la Fundación para los Derechos Humanos en Cuba, una de las organizaciones que recibe millonarias sumas del Gobierno con la finalidad de reforzar con acceso a tecnologías a individuos en Cuba que respalden la política de “cambio de régimen”, al facilitarles servicios de red e instrumentos solo a colaboradores identificados para esos fines.

Desde 1996 hasta 2013 Estados Unidos destinó para destruir a la Revolución cubana, nada más y nada menos que 225 millones de dólares.  A esta Fundación para los Derechos Humanos en Cuba le correspondió durante el 2013-2014: 1 399 351 dólares. Dicho dinero apoya el proyecto de tres años denominado Poder, un programa para desarrollar con seguridad la capacitación.

Incluye este la preparación de los activistas y la sociedad civil para satisfacer las necesidades de su comunidad. “Los activistas podrán ofrecerles a los participantes el modelo de una conducta democrática, al crearles expectativas de la posibilidad de un futuro donde sea posible una relación de verdadera colaboración entre los ciudadanos y los funcionarios locales para solucionar las necesidades de la comunidad”.

Tiene como objetivo, pues, continuar aumentando la capacidad de los cubanos y que estén mejor preparados para “abogar por la solución de las necesidades de la comunidad y así incrementar las expectativas y la responsabilidad de un mejor gobierno”.

Este programa de becas no es más que otra evidencia de la guerra con creces que sostiene el Gobierno norteamericano contra Cuba y una muestra fehaciente de la dimensión de la industria de la contrarrevolución y el mercenarismo.

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. Trackback: ¿Qué espera la Fundación Nacional Cubano Americana del entrenamiento de sus pupilos en #Miami? | Desenlace

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: