“El VIH/sida SÍ tiene rostro”, dijo Reinier

modelo (10)Siente y baila y goza/ que la vida es una sola. Así invita el estribillo de una canción de Marc Anthony, con la que el joven Renier Delgado Marrero decidió comenzar su testimonio. 

“Creo que sí, que se puede disfrutar a plenitud, pero con responsabilidad. Y cuando de relaciones sexuales se trata mejor no olvidar nunca el uso del condón. Me formé como promotor de salud. Era de los que impartía charlas por toda la provincia sobre cómo evitar las Infecciones de Transmisión Sexual (ITS).

“Soy licenciado en Enfermería y por ‘un mal destino de la vida’ me infecté con el VIH/sida. Pensaba que era algo ‘de afuera’ y cuando me tocó lo sentí en lo más profundo del alma. Muchas barreras aparecieron. De hecho, mi sueño más grande: tener hijos, ya no lo podré alcanzar. No deseo traer al mundo una persona enferma.

“El año pasado estuve ingresado dos veces en Terapia Intensiva. En diciembre, cuando padecí una neumonía me hicieron la prueba rápida que dio positiva, luego llevaron la muestra de sangre a La Habana. Y justo el 10 de ese mes llegó a la Consejería el resultado confirmativo. Fue muy doloroso.

“No sabía entonces cómo enfrentar a mis padres y explicarles lo que sucedía. Pasé días y noches de tristeza, hasta ese momento en que no podía ni tragar y le dije a mi mamá: ‘tengo que comentarte algo, soy seropositivo, tengo VIH’. Aunque no lloró delante de mí sé que el mundo le cayó encima, pues nadie quiere que un hijo enferme. Ella y parte de mi familia me apoyaron, otros no.

“El desprecio de quienes no interiorizan que no se trata de una peste, sino de un padecimiento como la hipertensión o la diabetes también lo experimenté en carne propia. Incluso, mis mejores amigos me rechazaron, al punto de que en una casa botaban el vaso que yo usaba para tomar agua. Por supuesto, a ese lugar no regresé.

“A la persona que me infectó no le reclamo nada porque fuimos responsables los dos. Solo aclarar que una de las causas que te puede llevar a situaciones como esta es la ingesta desmedida de bebidas alcohólicas. Después no sabes si te protegiste o no y para tener una relación sexual, se debe estar bien claro de lo que se está haciendo.

“Hay, sobre todo jóvenes, a los que les gusta disfrutar la vida, ir a las playas de noche, a las discotecas… Si quieren seguir haciéndolo con salud tienen que protegerse. Un preservativo o condón no entorpece la erección, no da alergia ni hace sentir mal. El que los hombres no quieran utilizarlo es solo un problema psíquico. Creo que las mujeres debieran incitar a sus parejas para que lo usen. Ello evitaría muchas ITS y el VIH/ sida.

“Yo creía que nunca me iba a tocar por el conocimiento que poseía, y hasta veía la enfermedad como algo superficial. No obstante, ya había sufrido mucho por su causa, pues grandes amigos míos se infectaron. Quizás, por ello, cuando supe el diagnóstico no solté siquiera una lágrima, y dije: —hay que seguir adelante.

“El VIH sí tiene rostro, un rostro triste. Precisa medicamentos de por vida que con el tiempo provocan complicaciones en el organismo, como adenopatías en los órganos, inflamación en los ganglios, cálculos en los riñones y otros trastornos. La adaptación a ellos es muy complicada, sientes calores, decaimiento, intenso dolor de cabeza, te baja la hemoglobina, somos susceptibles a la tuberculosis…

“Aunque el virus no te hace diferente, te acaba con la vida. Como ya dije, soy enfermero y agradezco a la Revolución la posibilidad que me brinda de continuar aportando a la sociedad y el hecho de ofrecerme de manera gratuita la asistencia médica y los antirretrovirales.

“Trabajo como emergencista en el Servicio Integrado de Urgencias Médicas, de Varadero, y aclaro que puedo hacerlo porque en mi estado no enfermo a nadie. Lo importantes es que me cuide, use guantes y nasobuco para interactuar con el paciente, no porque vaya a transmitirle el virus sino porque mi sistema inmunológico está deprimido y puedo adquirir cualquier germen.

“Aconsejo a los que lean este testimonio que no conviertan su existencia en una nube gris. A los padres que eduquen a sus hijos en la sexualidad, que vayan a las consejerías de Salud Pública existentes en los municipios, o se acerquen a la línea confidencial para aclarar cualquier duda. Que no den al condón otro uso que no sea el de servir de barrera de protección en las relaciones sexuales.

“Es muy difícil esta enfermedad. Mejor vivir con alegría; para qué sufrir tanto si lo principal es ser feliz sanamente.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: