Guillermo Fariñas Hernández es un paciente psiquiátrico

Escrito por Samuel Alejandro

El disidente cubano Guillermo Fariñas Hernández “Coco”, es un paciente psiquiátrico.

La noticia fue revelada por fuentes aún anónimas, cercanas a la familia de Fariñas, quienes mostraron la historia clínica de este en los años de su juventud, ocultada por su madre por más de 3 décadas y media, en la cual se puede constatar, que a los 19 años de edad fue diagnosticado como un paciente con el “Síndrome de Münchhausen”, (trastorno mental que se caracteriza por los padecimientos a consecuencia de crear dolencias para asumir el papel de enfermo. El paciente «crea» y hasta se produce autolesiones para lograr unos síntomas físicos y/o psicológicos con conciencia de acción, por una impulsión relacionada a su necesidad de consideración por terceras personas de ser asistido/a). Esta enfermedad epónima toma su nombre del excéntrico Karl Friedrich Hieronymus, “Barón de Münchhausen” (1720-1797), quien se hizo famoso por contar historias de aventuras fantásticas que nunca le habían sucedido, como haber bailado en el estómago de una ballena o haber viajado a la luna.

2

A esa edad Fariñas, había desarrollado una “Mitomanía” (mentira patológica o pseudología fantástica, término aplicado por los psiquiatras para nombrar el comportamiento de los mentirosos compulsivos o habituales) pues el entonces joven, se había auto agredido, tras sufrir algunas frustraciones amorosas con su ex novia y ser desmentido por su hermana.

Esta enfermedad, aparejada a indicios clínicos que apuntaban a un daño orgánico por diagnosticársele epilepsia en edades tempranas, podría agravarse con los años, sin un seguimiento o tratamiento sistemático, advirtieron en aquel entonces a su madre, el equipo médico que lo atendió encabezado por el Dr. Luis San Juan Pérez, uno de los más prestigiosos en aquel entonces en la ciudad de Santa Clara.
El entonces cadete, hubo de ser internado por una semana en el hospital psiquiátrico de la ciudad de Santa Clara desde el jueves 30 de julio de 1981 hasta el martes 4 de agosto de ese año.

333Sin título

El dolor y el sentido de sobreprotección, llevaron a su progenitora Alicia Hernández Cabeza a no aceptar el trastorno de su hijo, usando sus influencias como prestigiosa enfermera y miembro del Partido Comunista de Cuba, para hurtar las evidencias clínicas y hacerlas desaparecer por más de 35 años, evitando que su hijo perdiese la carrera militar, pues el propio mes de agosto del 81, partiría como Cadete, hacia la antigua Unión Soviética.
aaaaEscuelaSin título
Momentos de crisis de su enfermedad, agravados por las secuelas de un accidente químico en la URSS, lo hicieron licenciarse del ejército, pues sus superiores a menudo lo catalogaban como un sujeto con marcadas tendencias raras y erráticas en su actuar cotidiano debido a la persistencia de abrogarse méritos y acciones jamás realizadas, ignorando que estaban ante una patología clínica. Por ello ha debido depender de un tratamiento privado, administrado de por vida por su madre, hasta hoy, única conocedora del padecimiento y responsable las 24 horas del día de su tratamiento y control.

 

Durante el año 1997, Fariñas tendría una nueva crisis, tras los sucesos con la Dr. Ana Lourdes Goire Wilson, ex directora del Hospital capitalino Pedro Borrás, donde laboraba como psicólogo. Problemas personales con esta, hicieron que fomentara una desagradable discusión, llegándola a amenazar de muerte, manifestando que le propinaría 8 disparos con un arma de fuego que supuestamente tenía. Posterior a ello, tras haber sido expulsado de la institución, construyó una historia relacionada con presuntos hechos de corrupción desarrollando una huelga de hambre con 21 demandas. Como resultado de la huelga de hambre, le fue diagnosticada una Polioneuropatía nutricional.
Su entonces esposa Carmen Pérez Carvajal, confesó que los motivos reales de la huelga, estaban relacionados con problemas conyugales que ambos presentaban, pues ella en varias ocasiones le había pedido el divorcio y que se fuera de la casa debido a su comportamiento desajustado, pues repetía constantemente cosas que él sabía que eran mentiras y cuando se les rebatían asumía una conducta agresiva, llegando a golpearla en más de una ocasión.

111loco

Cuando Fariñas ingresó en medio de la huelga en el hospital Hermanos Almejeiras, su esposa por temor, cambió la cerradura de la puerta de la casa y cortó todo tipo de comunicación con él, la única persona que se atrevió a visitarlo era una prima suya nombrada Tania Rivero Hernández, entonces trabajadora del ICRT, actualmente residente en EUA.

123Sin título

El 16 de octubre de 1997, a raíz de estos acontecimientos y respondiendo a la insistencia de los facultativos de ingresar en institución psiquiátrica a Guillermo Fariñas, su madre Alicia asumió la responsabilidad y se comprometió por escrito a   preservar el estado físico, mental y social de su hijo.
En la vista oral contra Fariñas por el delito de Amenaza contra la directora del Hospital Pedro Borrás, fue sentenciado a pagar una multa de 600 pesos cubanos, en ese instante arremetió contra la funcionaria que lo acusaba, provocándole lesiones en el rostro y propinándole varias mordidas en los brazos y el cuello, dejando atónitos a los presentes.
Dos años más tarde, el miércoles 17 de marzo de 1999, ya en Villa Clara Fariñas es atendido en una interconsulta de psiquiatría donde fueron tenidos en cuenta los APP (Antecedentes Patológicos Personales) de Epilepsia y Siklemia. El martes 23 de marzo de ese año le fueron aplicados nuevamente varios test psicométricos, obteniendo como resultados de la evaluación psicológica que contaba con una desproporción estímulo – respuesta. Presentaba la existencia de una disonancia entre los elementos que conforman la personalidad, falta de objetividad. Poseía dificultades para adaptarse a los cambios del entorno, intolerancia psicofísica y labilidad afectiva. Constituyendo estos parámetros, elementos esenciales para la estructuración de un trastorno de personalidad, sumado a ello, se manifestaba desconfiado con ideas de daño y persecución, creación de complots en su contra por lo que es diagnosticado con un trastorno de personalidad con base orgánica, específicamente, un trastorno de personalidad paranoide.
234Sin título
Algunas posturas de Guillermo Fariñas, han hecho dudar a más de uno de sus aliados o seguidores sobre la cabalidad de su conducta, matizada por una obsesión  por suplantar el trabajo de Servicios Secretos e imitar en su actuar, a sus presuntos archi-enemigos, primero Fidel Castro y luego su sobrino Alejandro Castro Espín, es común, verlo vestir ropa sencilla, portar relojes de la misma marca de los Castros y hasta establecer ridículos horarios de despacho y atención a los miembros de su organización.
En reiteradas oportunidades Guillermo Fariñas ha recreado en sus publicaciones facetas y presuntos pasajes de su vida que dan fe de su padecimiento, llegando a descontextualizar y manipular “evidencias” que den fe de sus historias. Su presunta participación en el conflicto bélico de Angola en la década de los 80; la de su padre en la guerra del Congo junto al Che Guevara; su libro “El Abismo por Dentro” y la serie “Bodrios de Traición” figuran como los más grandes desajustes mentales de Fariñas, esbozando modelos de comportamiento que constituyen pautas diagnósticas de trastornos de personalidad y padecimientos psicopatológicos que integran un grupo heterogéneo de alteraciones persistentes, irreflexivas e inadecuadas, formas de pensar, sentir y comportarse recogidos en el Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders (Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales), confeccionado por la Asociación Estadounidense de Psiquiatría; sumando a todo esto su enfermiza necesidad de reconocimiento y de ser admirado por sus semejantes, en un mundo cada vez más mediático que funge como catalizador de una patología identificada por la literatura médica y arraigada en la mente de “El Coco”.
 345Sin título
El apego de Guillermo Fariñas a su madre, de forma permanente y excesivo, y su exigencia para que esta lo acompañe en todo momento durante sus giras internacionales  encuentra explicación en una historia que va desde rumores sobre la paternidad de Fariñas y las preferencias sexuales de su madre, hasta la implicación política que significa el hecho de que el Parlamento Europeo haya entregado en el año 2010 el prestigioso Premio “Andrei Sakharov” a un paciente que posee una personalidad frágil con gran predisposición a descompensarse incluso a nivel psicótico. Las evidencias hablan por sí solas.
Lo más preocupante no es el hecho de que Guillermo Fariñas padezca la enfermedad y se la trate sin un criterio clínico especializado, sino que él mismo o su madre no reconozcan su padecimiento y se niegue a aceptar un tratamiento riguroso y especializado antes de que sea demasiado tarde y la vida coloque en sus manos responsabilidades más serias que marquen el destino de otros seres humanos.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: