#Cuba: Rosa María Payá Acevedo, ¿nueva vocera de la Casa Blanca?

Escrito por Arthur GonzálezMartianos

Como si fuese la actual vocera de la Casa Blanca, Rosa María Payá, la neo estrella de la mafia terrorista anticubana, concedió el pasado 1ro de junio 2019 una entrevista al programa La Tarde, de la cadena colombiana NTN24, donde descartó que “Cuba pueda implicarse en la búsqueda de una solución a la actual crisis venezolana”.

Quien no tiene antecedentes de analista política, pero sí caracterizarse por repetir el guion que le escriben en Miami, Rosa María consideró absurda la propuesta formulada por el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, al vicepresidente norteamericano Mike Pence, de involucrar a La Habana en el proceso para la democracia en Venezuela.

Siguiendo las acciones del gobierno yanqui contra el primer ministro Justin Trudeau, la Payá afirmó a la cadena colombiana, considerar ilógico que el presidente de una democracia tan respetable como Canadá, se atreviera a proponer un argumento de que el régimen castrista, que lleva en el poder 60 años, pueda tener alguna influencia positiva en la democracia en Venezuela, sobre todo cuando se trata de un país altamente infiltrado por el régimen cubano.

En ese orden añadió:

“No tiene sentido darle ese papel a Cuba, cuando se dedicó a difundir el fracasado modelo del socialismo del siglo XXI en varios países de Latinoamérica, a través de una enorme red de injerencia y del denominado Foro de Sao Paulo, que agrupa a los movimientos sociales y de izquierda del continente”.

Sobre Cuba, señaló:

“Estamos a las puertas de una crisis humanitaria. Los cubanos no tienen ya que comer… El pueblo ha estado pasando hambre y necesidades por 60 años y por períodos ha estado enfermándose por hambre”.

Por supuesto, ella repite como una marioneta, lo mismo que afirman Mike Pompeo y Donald Trump, pues esa es la línea establecida para fortalecer la matriz de opinión contra Cuba, pero no mencionó al verdadero responsable, el cruel bloqueo económico, comercial y financiero, impuesto por los yanquis desde hace medio siglo.

Esto confirma que la mafia terrorista anticubana de Miami y especialmente su mentor, el senador Marco Rubio, la quieren convertir en “figura política”, a pesar de no contar en su currículo con antecedentes de “opositora” dentro de Cuba.

Hija del contrarrevolucionario Oswaldo Paya Sardiñas, cabecilla de un grupúsculo vinculado a la Iglesia Católica cubana, jamás estuvo involucrada en las actividades de su padre, de ahí que pudiera graduarse en la Universidad de la Habana como licenciada en Geografía, donde participaba en actividades de apoyo a la Revolución, al igual que el resto de sus compañeros de curso.

Al morir su padre en un accidente automovilístico provocado por el conductor del vehículo, el español Ángel Carromero, líder de las juventudes del Partido Popular español, mientras repartían dinero para acciones provocativas contra el gobierno cubano, Rosa María avizoró el corte de dinero que recibía su progenitor desde Estados Unidos, por tanto pactó con “diplomáticos” estadounidenses acreditados en La Habana, de acusar a Cuba del accidente, a cambio de ser favorecida con una visa del programa de “refugiados políticos” del Departamento de Estado, la que obtuvo de inmediato.

A su llegada a Miami junto a su madre y dos hermanos, fue recibida por los congresistas Ileana Ros-Lehtinen y Mario Díaz-Balart, quienes, después de valorar sus potencialidades, la presentaron al Senador Marco Rubio, iniciando así una acelerada carrera contrarrevolucionaria, con el propósito de hacerle creer al mundo que la juventud de Cuba no acepta el socialismo.

Por ese motivo, fue enviada a varios países de Europa, incluida una comparecencia ante el Parlamento Europeo, y a otras capitales de América Latina, donde fue recibida por presidentes y ex presidentes, situación imposible de realizar sin órdenes de los yanquis.

Empero, Rosa María no hizo mención a la grave situación que vive Colombia, donde asesinan semanalmente a líderes sociales y la pobreza crece por día. Tampoco tocó el tema de las violaciones de los derechos humanos en Honduras, país que enfrenta una dramática crisis económica por privatizar todos los sectores productivos y de servicios, algo que incrementa notablemente la desigualdad, así como la salvaje represión que ejecutan las fuerzas policiales, contra los participantes de los sectores de la salud y la educación, opuestos a la privatización de esas ramas vitales para el pueblo, donde los estudiantes han recibido embestidas brutales por la policía.

Esas gravísimas violaciones a los derechos humanos no son condenadas por quien se auto proclama “defensora” de tales derechos.

Menos aún criticó a su “amigo” chileno, el presidente Sebastián Piñera, quien ordenó en días pasados la criminal represión ejecutada por los carabineros, contra profesores y estudiantes de Historia, quienes protestaban pacíficamente por la nueva medida tomada por el Consejo Nacional de Educación (CNED), de eliminar de la asignatura de Historia, de los planes de estudio obligatorios de 3° y 4°, de todos los liceos del país.

Sin piedad alguna, cerca de 200 carabineros atacaron a estudiantes y profesores con bombas lacrimógenas, algo que nunca se ha visto en esa Cuba que Rosa María y sus patrocinadores acusan de “violar” los derechos humanos.

De la situación que enfrentan los brasileños, a partir de la presidencia del pro yanqui Jair Bolsonaro, tampoco habló nada, a pesar de las medidas neoliberales que está imponiéndole al pueblo, país considerado actualmente con mayor nivel de desigualdad de distribución de ingresos en América Latina.

Similar silencio hizo la neo estrella de Miami, respecto a lo que sufre en estos momentos el pueblo del Perú, donde las fuerzas policiales arremetieron con bestialidad contra los ciudadanos de Lima y un grupo de transportistas, quienes se protestan contra el cobro exagerado de peajes en las casetas de Rutas de Lima y Lamsac, exigiendo la nulidad de los contratos de concesión a las empresas.

Esa es la fórmula empleada por los yanquis para deformar la realidad contra aquellos que se niegan a subordinárseles, pero como dijera José Martí:

La verdad continua incólume su marcha por la tierra”.

*Arthur González, cubano, especialista en relaciones Cuba-EE.UU., editor del Blog El Heraldo Cubano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: