Quien enemigos no tenga…

Adoro tener muchos amigos, pero amigos de verdad, que aun cuando en ocasiones tengan puntos de vista sobre determinadas cuestiones  diferentes a los míos,  se muestren respetuosos. No obstante, sé que es difícil no tener enemigos, sobre todo si  se defiende una causa que a tantos molesta. Eso, al menos es bastante visible en algunos comentarios de mi blog.

Ahora mismo recurro a una frase que siempre tengo presente. Es de Baltasar Gracián y dice así:  «Triste cosa es no tener amigos, pero más triste debe ser no tener enemigos, porque quien enemigos no tenga, señal de que no tiene: ni talento que haga sombra, ni valor que le teman, ni honra que le murmuren, ni bienes que le codicien, ni cosa buena que le envidien.»

Con pocas palabras basta.

A %d blogueros les gusta esto: